¿Cómo conectar la estufa de pellets al sistema de calefacción?

La calefacción de pellets es económica, ecológica, eficaz y bastante fácil de mantener.

Pero no todas las estufas de pellets son iguales: si una clásica sirve para calentar una habitación como máximo, hoy en día es posible conectar ciertos tipos de estufas de pellets al sistema de calefacción del hogar, haciendo que sean suficientes para toda la casa.

Veamos, por tanto, si es posible, cómo conectar la estufa de pellets al sistema de calefacción y a los radiadores.

Primeros pasos: qué estufa elegir y cómo colocarla

Una estufa de pellets generalmente consigue calentar muy bien la habitación en la que se instala, pero apenas conseguirá aportar calor al resto de la casa.

Para utilizar los pellets de forma más eficiente, puede optar por un tipo específico de estufa de pellets llamado estufa de calefacción, que puede conectarse a la red doméstica, es decir, en última instancia a los radiadores.

Como cualquier otra estufa, la estufa de calefacción debe colocarse de forma que pueda evacuar los humos al exterior con total seguridad.

A la vista de las últimas normativas que prohíben el uso de conductos de humos murales, permitiendo únicamente la existencia de conductos extendidos hasta el techo del edificio, será mucho más preferible disponer ya de un conducto de humos. En ese caso, no hace falta decir que la estufa de pellets debe instalarse cerca de la salida de humos.

Por otro lado, estamos hablando de un aparato que, cuando se conecta al sistema de calefacción, funciona exactamente igual que una caldera, y por lo tanto requiere las mismas precauciones.

Una estufa de calefacción, o hidroestufa, en lugar de producir aire caliente como una estufa de pellets tradicional, calienta el agua que luego viajará por los conductos de los radiadores, calentando así toda la casa.

Cuando la estufa se conecta al sistema de agua de la casa, a través de los colectores, el agua calentada puede comenzar a circular en el sistema y así llegar a los radiadores individuales.

Veamos en detalle cómo conectar la estufa de pellets al sistema de calefacción.

Cómo calcular las necesidades energéticas de la casa

En primer lugar, cuando decidimos hacer funcionar los radiadores utilizando la energía de una estufa de pellets, debemos entender cuánta potencia necesita nuestra casa para calentarse completamente.

La forma más sencilla de establecer con exactitud la cantidad de energía que necesitará producir la estufa es mediante un sencillo cálculo, que ilustraremos a continuación:

  • Lo primero que hay que hacer es identificar el coeficiente térmico de su casa: suele estar entre 30 y 40 W/mc, pero la cifra final depende de factores ambientales y climáticos, como la exposición de la casa, la situación geográfica, la calidad de las instalaciones y los radiadores, etc. En general, es aconsejable asociar el coeficiente de 30 W/mc en los casos de viviendas con una clase energética avanzada (A, B), mientras que será preferible aumentar gradualmente la cifra de vatios por metro cúbico yendo hacia viviendas con un perfil energético más antiguo y menos eficiente.
  • A continuación, debemos multiplicar los metros cúbicos de la vivienda por el coeficiente térmico resultante de la encuesta sobre la clase energética de la vivienda a calentar.
  • De esta multiplicación obtendremos un valor expresado en kcal; para identificar los kw, y obtener así un resultado útil para nuestra encuesta sobre las necesidades energéticas, bastará con dividir la cifra obtenida por 862.

Para dar una estimación aproximada, un apartamento de 80 metros cuadrados, con techos de no más de tres metros y un coeficiente térmico de 35, tiene una necesidad energética de unos 10 kW. Esta cifra tenderá a bajar si la casa está bien expuesta al sol, en la clase energética A, o construida en una región especialmente cálida y ventilada. Esta cifra tenderá a bajar si la casa está bien expuesta al sol, en la clase energética A, o construida en una región especialmente cálida y ventosa. Por el contrario, puede ser necesaria el doble de potencia en el caso de una casa antigua en la montaña con pocas horas de sol al día.

La instalación con intercambiador de calor

Por lo tanto, es posible conectar una hidroestufa al sistema de calefacción y decidir utilizarla como única fuente de calor de la casa, conectándola a todos los radiadores y utilizándola como caldera. Sin embargo, también es posible integrar la estufa de pellets en el funcionamiento de un sistema de metano o GLP ya instalado en la vivienda.

En este caso, hay que mantener separados los dos sistemas, el de pellets y el de metano o GLP, y hay que instalar un tercer componente esencial: el intercambiador o puffer, que permitirá a los dos sistemas intercambiar energía térmica.

El soplador, o intercambiador de calor, es un elemento esencial en el caso de que optemos por utilizar los dos sistemas activos. Es bueno saber que suelen ser dispositivos muy sensibles y por ello suelen tener precios más elevados que la propia estufa de pellets. Sin embargo, hay muchas estufas hidráulicas en el mercado con intercambiador de calor integrado.

¿Cómo funciona? Recoge el agua caliente en una cubeta en la que también hay un serpentín conectado a la red de agua: el agua de la casa, al pasar por el serpentín -que está sumergido en el agua hirviendo del hinchador- se calienta por contacto y se dirige hacia todos los radiadores de la casa.

Con la ayuda del soplador, el calor generado por la estufa puede utilizarse también para calentar el agua caliente sanitaria, aumentando así la eficiencia del sistema de calefacción de pellets.

Sugerencias para una perfecta instalación

Hemos visto que antes de proceder a la instalación propiamente dicha es necesario seguir unos pasos previos:

  • Definir el uso de la estufa de pellets: si queremos conectarla al sistema de calefacción doméstico debemos optar por una estufa de calefacción o hidroestufa; los otros tipos no permiten la integración con el sistema.
  • Calcular las necesidades energéticas de la vivienda, según los cálculos aquí propuestos.
  • Decidir si se opta por una instalación sencilla, que consiga calentar los radiadores de la vivienda, o si se aprovecha la potencia de la estufa de pellets conectándola a toda la red de agua, obteniendo así también agua caliente sanitaria; en este caso, necesitaremos casi con toda seguridad la ayuda de un técnico especializado, ya que también será necesario instalar un puffer, o intercambiador de calor.

Empezando por nuestra estufa de pellets, veamos dónde y cómo instalarla: como en el caso de cualquier otra estufa, aunque pretendamos conectar la estufa de pellets al sistema de calefacción, debemos colocarla en una habitación bien ventilada y absolutamente alejada de cortinas y objetos inflamables. Si, como se ha sugerido anteriormente, disponemos de un conducto de humos existente, bastará con conectar el tubo de escape de la estufa de pellets con el conducto de humos, prestando atención al punto de conexión de ambos, utilizando juntas cuando sea necesario.

No es en absoluto aconsejable -por otra parte- instalar la estufa de calefacción intentando utilizar las tuberías existentes de los radiadores, ya que éstas tienen un diámetro mucho menor del necesario y no permiten el paso de la cantidad correcta de agua a través del sistema.

Hoy en día existen en el mercado muchos tipos de estufas de pellets, con diferentes funciones y precios, cada una de ellas con ciertas especificaciones también durante el montaje y la instalación. Por ejemplo, hay estufas con kits especiales para el intercambio de calor que no requieren un soplador, al igual que hay estufas en el mercado sin conducto de humos que deben conectarse al exterior, prestando mucha atención a la normativa vigente.

Lo primero es lo primero…

Hemos visto cómo conectar la estufa de pellets a los radiadores y también al sistema de fontanería para la producción de agua caliente sanitaria. Instalar una estufa de la mejor manera posible requiere cierto cuidado y atención. Por muy sencillas que sean, las estufas de pellets son objetos que -además de calor- producen gases y humos que deben ser evacuados correctamente y de acuerdo con la ley.

También es conveniente conocer con cierta exactitud la potencia que se desea obtener de la combustión de pellets para la calefacción del hogar y el uso previsto de la estufa.Una vez estudiadas las circunstancias mencionadas, ¡el montaje y la instalación serán realmente sencillos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba