¿Cómo funciona un módem router wifi? La guía definitiva

Wi-Fi es el acrónimo con el que quizá nos encontremos más fácilmente: las calles públicas, los clubes, las oficinas y, obviamente, nuestros hogares utilizan Wi-Fi para conectar en red los dispositivos informáticos.

Wi- Fi significa Fidelidad Inalámbrica, es decir, Fidelidad sin Cables: ordenadores, smatphones, tablets, smart TVs, dispositivos IoT (Internet de las Cosas) se conectan no a través de los cables a los que estamos acostumbrados, sino a través de ondas de radio.

El dispositivo que genera estas ondas de radio es el módem router Wi-Fi.

Veamos, pues, qué es y cómo funciona un router Wi-Fi.

¿Módem, router o módem router?

Empecemos por aclarar un punto que no siempre se conoce: routers y módems no son lo mismo.

El módem, que existe desde los años 50, toma su nombre de la combinación de los términos «modulador» y «demodulador», ya que su función es convertir los impulsos analógicos en digitales (y viceversa).

Por tanto, se utiliza para recibir datos digitales de la línea telefónica, analógica. Para conectarse a Internet, más sencillamente.

¿Y qué es un router, en cambio? Router significa literalmente «enrutador», y su función es justamente la de conducir y regular el tráfico de datos presente en la red de la que se ocupa.

Para abreviar: el módem puede conectar el ordenador de casa a Internet a través de la línea telefónica, pero sólo un router puede gestionar los flujos de datos digitales que cruzan el éter.Esto significa que sólo el router puede conectar diferentes dispositivos a la red, regulando su flujo y tráfico.

Entonces, ¿por qué hablamos de módems routers Wi-Fi? Simplemente porque hoy en día casi todos los módems del mercado están equipados con tecnología Wi-Fi, que les permite funcionar también como routers.

El módem router Wi-Fi es, por tanto, una solución óptima para la red doméstica, permitiendo al mismo tiempo la conexión a la red telefónica y la conexión de los distintos dispositivos dentro de su alcance.

¿Cómo funciona el módem router Wi-Fi?

Pero, ¿cómo funciona un módem router Wi-Fi? Una red Wi-Fi es un subconjunto de frecuencias de radio disponibles; en concreto, la tecnología Wi-Fi explota dos frecuencias, la de 2,4 GHz y la de 5 GHz.

Viajando por estas frecuencias, el dispositivo router Wi-Fi transmite a todos los dispositivos conectados un paquete de datos que contiene la identificación de la red de Internet (llamada SSID), los protocolos de seguridad de Internet y los datos de transmisión.

El router transmite estos paquetes, llamados balizas, cada 100 milisegundos.Al hacerlo, los dispositivos reconocen la red inalámbrica a la que están conectados y recuperan los atributos que necesitan para navegar por Internet y para que los distintos dispositivos se comuniquen.

Los estándares Wi-Fi más comunes son los siguientes:

  • clase b, que llega a transmitir hasta 11 Mbps (Mega bits por segundo);
  • clase g, que cubre hasta 54 Mbps;
  • clase n, que va de 300 a 450 Mbps;
  • ac, la máxima generación Wi-Fi, que llega a una tasa de transmisión de 1. 3 Gbps, es decir, 1,3 Giga bits por segundo.

Como es obvio, el Wi-Fi ac sólo existe en los módem routers de última generación, los llamados de doble banda o tri-banda, que pueden funcionar tanto en 2,4 GHz como en 5GHz (sólo accesibles por Wi-Fi ac).

¿Velocidad o fiabilidad?

Por lo general, los fabricantes y los proveedores de contratos telefónicos centran sus estrategias de marketing en la velocidad del módem Wi-Fi. Pero, ¿tiene realmente sentido?

En primer lugar, es bueno tener en cuenta que hay varios factores contaminantes entre la potencia nominal y la real: el operador telefónico, la calidad de la red y del cableado físico, el tráfico de la red pueden afectar en gran medida a la velocidad real de la conexión.

Un mayor rendimiento de un módem Wi-Fi, a día de hoy, podría ser realmente útil sólo en el caso de que hagamos un uso específico de la red. Si no utilizas tu PC para jugar, minar o transferir frecuentemente archivos muy grandes, es muy probable que una mayor velocidad de conexión no te sirva para nada.

Un elemento a tener en cuenta, más bien, podría estar en la fiabilidad del medio. Imagina una conexión superrápida y de alto rendimiento que se cuelga cada cuarto de hora. Probablemente sea un escenario mucho peor que el que podríamos tener con un módem ADSL de velocidad media o lenta.

Si hemos empezado a dar por sentada la presencia de una red Wi-Fi a nuestro alrededor, será bueno considerar la estabilidad como una prioridad, posiblemente más importante que la conexión superrápida.

¿De qué depende la funcionalidad de un router?

Una vez que hemos visto qué es y cómo funciona un router Wi-Fi, que hemos visto que coincide en casi todos los casos con un router módem Wi-FI, vamos a ver qué criterios nos pueden guiar para investigar su fiabilidad.

¿Qué características hay que tener en cuenta?

  • La marca: está claro que un fabricante con décadas de experiencia suele gozar de mayor confianza, aunque muchas marcas nuevas están ganando credibilidad sobre todo gracias a una relación calidad/precio extremadamente competitiva. Afortunadamente, hay suficientes foros de usuarios y reseñas para cada tipo de router wi-fi con el que tenemos que lidiar;

Desventajas:

  • El número de antenas: especialmente en los nuevos modelos ac, el número de antenas direccionales afecta claramente a la cobertura Wi-Fi. Un dispositivo equipado con más antenas será sin duda preferible, aunque el diseño pueda resentirse. Aunque muchas antenas no siempre pueden dirigir la señal mejor que una, es seguro que una infraestructura mejor equipada será una ventaja no indiferente;
  • La capacidad de expansión: aunque influya significativamente en el precio, siempre se debe preferir un dispositivo con el mayor número de puertos Ethernet, USB y otras interfaces de conexión. Su longevidad también depende de su capacidad de ampliación: cuando su rendimiento deja de ser óptimo, podemos utilizar un puente o un sistema de malla para devolverle la funcionalidad perfecta, sin tener que deshacernos de él.

No nos dejemos fascinar por velocidades estratosféricas o diseños atractivos, si lo que queremos de nuestro módem es una larga vida y un funcionamiento óptimo.

¡Atención al detalle!

Ahora que sabemos qué es y cómo funciona un módem router Wi-Fi, y qué criterios determinan su funcionalidad y calidad, pasemos a algunas consideraciones útiles finales.

Es bueno saber que la señal de un módem router cubre un área de entre 50 y 100 metros.Esa señal, sin embargo, se puede implementar con dispositivos como puntos de acceso y repetidores, por lo que los puertos Ethernet y USB serán útiles. Incluso si nuestra casa no está bien servida por la red telefónica, en definitiva, el enrutamiento de datos y la conectividad pueden ser «ayudados» con las habilidades necesarias.

Además, es bueno recordar que la señal Wi-Fi es perturbada por los objetos que se interponen entre el módem y los diversos dispositivos asociados. En particular, las ondas de radio tienen miedo al agua, por lo que hay que evitar colocar plantas voluminosas a lo largo de los posibles caminos de la señal.Por muy antiestético que sea, por lo tanto, será una buena práctica colocar el módem en una posición alta y aislada, y con las antenas dirigidas hacia los dispositivos más utilizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba