¿Cómo hacer kéfir en casa? La guía definitiva

Rico en enzimas lácteas, probióticos, levaduras y bacterias beneficiosas, el kéfir es uno de los descubrimientos más recientes en el campo de la alimentación saludable.Originario del Cáucaso, su nombre proviene de la palabra armenia keif que significa «bienestar».

Este derivado de la leche (o, como veremos más adelante, en algunos casos incluso del agua) es una ayuda útil para la regularidad intestinal, pero también para el sistema nervioso y los riñones.

Y precisamente por eso, al igual que ocurría con el yogur, muchas personas intentan ahora aprender a hacer kéfir en casa: una tarea mucho más fácil de lo que parece, porque preparar kéfir es realmente sencillo y requiere poco tiempo y esfuerzo.

¿Tienes curiosidad por saber más sobre la preparación del kéfir?

¡Entonces sólo tienes que seguir leyendo nuestra guía!

Qué es el kéfir y para qué sirve

Antes de entender cómo hacer granos de kéfir en casa, conozcamos un poco más de qué se trata.Como decíamos, el kéfir es un alimento que proviene de la leche, y más concretamente de su fermentación que da lugar a los famosos gránulos. En el interior de los granos de kéfir se alojan colonias de levaduras y bacterias que actúan en tres frentes: intestino, sistema nervioso y sistema renal.

Esto hace del kéfir una bebida completa, útil para estimular desde el apetito hasta la producción de anticuerpos en el intestino y estimular la regularidad natural. También actúa sobre todo el sistema inmunitario gracias a su riqueza en minerales y aminoácidos esenciales, y tiene un impacto considerable sobre el sistema nervioso, ya que contiene varias vitaminas del grupo B (también útiles para el bienestar de los riñones), así como triptófano, calcio y magnesio.

Una curiosidad del kéfir que lo hace aún más atractivo es que, aunque es un derivado de la leche, la fermentación reduce la lactosa a una cantidad mínima, un poco como el yogur griego.¿Qué significa esto? Que incluso las personas intolerantes a la lactosa podrán beneficiarse de este alimento, utilizándolo para complementar minerales como el calcio que no pueden obtener con la leche.

Las recetas para preparar el kéfir

Como habrás comprendido leyendo los párrafos anteriores, la preparación del kéfir no es nada complicada y, de hecho, hay varias recetas entre las que puedes elegir la que más te convenga.Lo primero que tienes que hacer es conseguir los gránulos de kéfir.Sobre este punto hay diferentes escuelas de pensamiento: algunos creen que lo mejor es comprar los granos en una farmacia, otros consideran que es una parte fundamental de la preparación recibir los gránulos como regalo, creyendo que este regalo da buena suerte.

Si no conoces a personas que preparen kéfir en casa y puedan regalarte los granos, pero aun así quieres respetar la tradición, no desesperes: en la red encontrarás muchos blogs y foros donde la gente está encantada de compartir sus granos.Alternativamente, repetimos, puedes comprar cómodamente cultivos de kéfir en la farmacia.

1. Preparación del kéfir de leche

TOP N. 1
KEFIRKO® | El Set Ideal para Hacer Kéfir de Leche o Kéfir de Agua en Casa | Pack Kefirko + Librito de Recetas | 848ml | BPA Free
360 Opiniones
KEFIRKO® | El Set Ideal para Hacer Kéfir de Leche o Kéfir de Agua en Casa | Pack Kefirko + Librito de Recetas | 848ml | BPA Free
  • Un rico y saludable kéfir casero sin complicaciones: Kefirko te hace la vida más fácil cuando tienes que preparar tu kéfir disfrutando de hacerlo de forma rápida, sencilla y limpia.
  • ¡Haz tu kéfir en condiciones óptimas de fermentación! Controla el flujo de aire con la tapa superior enroscable y cuela los gránulos con la tapa colador y la espatulita giratoria.
  • ¡Versatil! Kefirko es ideal para preparar kéfir de leche o agua y también está diseñado para funcionar como germinador.
  • Kit TODO en uno Fabricado en Eslovenia (EU): incluye tarro de vidrio con capacidad de 848ml y marcas para 2 o 4 raciones, utensilios libres de BPA (palito removedor, espatulita giratoria, exprimidor,...
  • Incluye también el manual de usuario y un libro de recetas con kéfir en Castellano.

Entre las diferentes recetas para hacer kéfir en casa, la principal distinción es entre el kéfir de leche y el de agua azucarada.El primero se prepara mezclando leche a temperatura ambiente y granos de kéfir. Una vez mezclado, sólo hay que poner la mezcla en un tarro (sin cerrarlo herméticamente, también se puede cerrar con papel de aluminio o un paño) y dejarlo reposar, es decir fermentar, al menos 24 horas a una temperatura de 20 grados.

¿El consejo extra? Aumentando el tiempo de reposo, se puede obtener un producto con un sabor más marcado y una consistencia más cremosa. Sin embargo, hay que tener cuidado: puede formarse algo de cuajo. En este caso, no hay que desesperar porque basta con utilizar un colador. Además, entre las diversas recetas, hay quienes preparan el kéfir con leche vegetal, leche de soja, leche de arroz, etc., para obtener un sabor más ligero.

2. Preparar kéfir de agua endulzado

TOP N. 1
NPSelection Cultivo de Yogur acidophilus Puro – Paquete de 3 bolsitas de Cultivo liofilizado para Preparar Yogur auténtico y Simple
  • Úsalo con todos tus implementos para hacer yogur
  • Contiene bacterias vivas activas de "Lactobacillus acidophilus"
  • Una bolsita es suficiente para hacer 1 cuarto de galón de yogur simple, y ser re-cultivado después
  • Mezcla pura de cultivos bacterianos, hecha en un ambiente de laboratorio lejos de aditivos, maltodextrina y OMGs

Esta variante del kéfir es ideal para los alérgicos (por tanto, no sólo intolerantes) a la leche y para los veganos.La receta es algo más compleja que la del kéfir de leche pero, como verás, siempre muy sencilla. Todo lo que necesita es: agua (1lt), tres cucharadas de azúcar moreno y tres de granos de kéfir, medio limón y dos higos secos o dos ciruelas pasas.

Llegados a este punto, sólo hay que combinar todos los ingredientes, incluida la ralladura del limón, mezclar todo hasta que el azúcar se haya disuelto, y dejarlo fermentar durante dos días removiendo todo al final del primer día.Cuando termine la fermentación, cuélalo y consúmelo en cuatro o cinco días.Puedes guardar el kéfir en la nevera, pero también congelarlo.

Las recetas para consumir kéfir

El kéfir se puede consumir solo o acompañado de miel o fruta en el desayuno o la merienda, pero también hay quien lo consume como queso fresco o como aderezo de ensaladas. Basta con combinarlo con menta, o con tus especias favoritas, o incluso con otros alimentos detox como el jengibre.Ideal en los días de verano, porque da lo mejor de sí cuando se consume muy frío.

Algunos, además, utilizan el kéfir de agua incluso como base de sopas. En lugar de agua, puedes mezclar el kéfir con las verduras de tu elección y, obviamente, también puedes batirlo si en lugar de una sopa quieres preparar una velouté. De esta forma obtendrás un alimento rico no sólo en fermentos probióticos y sales minerales, sino también en vitaminas. Un verdadero impulso para tu salud!

¿Tiene el kéfir alguna contraindicación?

Aunque el kéfir es un alimento que tiene muchas propiedades saludables, hay que añadir que no todo el mundo puede consumirlo libremente. Por un lado, los alérgicos a la leche -y no sólo los intolerantes a la lactosa- tendrán que mantenerse alejados del kéfir de leche (aunque pueden consumir libremente kéfir de agua) y, por otro lado, existen contraindicaciones para quienes tienen problemas intestinales.

Del intestino irritable al intestino sensible, de hecho, las propiedades «estimulantes» del kéfir podrían ser demasiado agresivas para estas personas. Los efectos no son muy graves, y van desde el meteorismo hasta los dolores abdominales. El consejo, para quienes saben que tienen un intestino delicado, es proceder tomando pequeñas cantidades.

Los expertos también recomiendan consultar al pediatra antes de dar kéfir a los niños, aunque se considere un alimento completamente seguro. Por último, si no estás acostumbrado a beber leche de vaca, es mejor que no consumas kéfir con el estómago vacío.

Y ahora: ¡probemos todos el kéfir casero!

Ahora que ya sabes cómo hacer kéfir, seguro que te has dado cuenta de que esta preparación es realmente fácil. Sólo tienes que elegir si comprar o regalar los gránulos, posiblemente poniéndote en contacto con entusiastas que también puedan darte sabrosos consejos.

En un abrir y cerrar de ojos, tendrás un alimento que regulará tu flora intestinal y te ayudará a limpiarte, pero también te dará más energía y buen humor, gracias a las vitaminas del grupo B y al triptófano, y cuidará de tus riñones.

También puedes integrar tu kéfir con frutas y verduras, creando un alimento completo que contenga minerales y fermentos, además de vitaminas. O puedes añadir otros alimentos con poder desintoxicante, como el jengibre, y dar un empujón de salud a tu cuerpo. Sólo queda desearte buen apetito!

  • El mejor probiótico sin lactosa de 2020 (fermentos lácticos)
  • Los mejores probióticos con prebióticos – Opiniones, ranking 2021
  • El mejor probiótico comercial de 2021 (potentes fermentos lácticos)
  • Ganodherma Reishi – Opiniones, críticas, precio (enero 2021)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba