¿Cómo hacer un aerosol? ¿Cómo se utiliza?

El aerosol es un dispositivo muy común, utilizado para tratar muchas afecciones del sistema respiratorio, como alergias, resfriados, sinusitis, bronquitis; no tiene contraindicaciones, porque no actúa de forma sistémica, sino que permite tratar las patologías del sistema respiratorio de forma localizada y capilar.

Puede ser utilizado por todos, incluso todos los días: se asocia fácilmente con los niños, por lo que a menudo es el método más rápido y eficaz de la administración, pero también está indicado para los adultos y también se puede hacer el aerosol como una forma de prevención en el caso de enfermedades crónicas.

Veamos cómo se utiliza el aerosol, cómo funciona y cuál es el mejor aerosol para nuestras necesidades.

¿Cuándo utilizarlo?

La vaporización de fármacos por aerosol permite la administración local de los mismos, que llegan directamente a las vías respiratorias afectadas por el problema. Este tipo de asunción, a diferencia de la sistémica u oral, tiene la ventaja de no tener efectos indeseados.

Además, al requerir una mínima colaboración del «paciente», el aerosol también es apto para ser utilizado por niños y personas muy mayores: basta con ponerse la mascarilla en la cara para tomar el medicamento. Está especialmente indicado para reducir los broncoespasmos y los edemas, y se recomienda su uso constante y moderado en caso de asma bronquial y otras afecciones crónicas de las vías respiratorias.

La elaboración de un aerosol suele ser la solución ideal para la administración simultánea de varios fármacos o principios activos, que pueden mezclarse directamente en el nebulizador y, por tanto, tomarse por inhalación.

Cuando se tienen problemas respiratorios y no se quieren tomar fármacos por vía oral, el aerosol es la solución adecuada.De la misma manera, es perfecto en la terapia y tratamiento de afecciones crónicas o cronificadas como la rinitis y la bronquitis.Veamos ahora cómo hacer el aerosol de la mejor manera.

¿Cómo usar el aerosol?

Veamos esquemáticamente cómo utilizar el aerosol:

  • En primer lugar es necesario montar la máquina: montar los tubos de conexión entre la ampolla, el compresor y el inhalador;
  • si es posible, con una jeringa estéril, introducir la solución médica en el interior de la ampolla, que generalmente es de vidrio;
  • cuando sea posible, es conveniente asegurarse de adoptar una postura correcta: Lo ideal es estar sentado, con el torso erguido, en posición relajada; es importante ponerse bien la mascarilla, y sostener el inhalador en posición vertical;
  • una vez activada la máquina, es aconsejable hacerla vaporizar al menos 15 segundos en vacío, para estabilizar las partículas en suspensión;
  • para un correcto uso del aerosol, es mejor inhalar lentamente tratando de mantener el aire durante al menos 5/10 segundos en adultos; en el caso de los niños, será mejor dejarles aguantar la respiración durante menos tiempo;
  • cuando la máquina cambie su ruido, o no produzca más solución nebulizada, nuestro tratamiento ha terminado.

No existe una duración predefinida para los tratamientos en aerosol: la nebulización depende exclusivamente de la cantidad de fármaco introducida en la ampolla (3 ml en solución corresponden a unos 10 minutos de inhalación).

¿Por dónde empezar?

Hemos visto cuándo se aplica el aerosol, pero ¿cómo funciona? ¿Y cómo se aplica el aerosol?

Las cualidades terapéuticas del tratamiento por aerosol se deben a que este instrumento produce una suspensión, es decir, una mezcla de líquido y gas, cuyas partículas son tan pequeñas que pueden llegar a las partes del sistema respiratorio afectadas por la inflamación.

Una vez introducido el fármaco en la ampolla en la dosis prescrita y activado el compresor de aerosol, el compresor comienza a hacer circular aire a muy alta velocidad dentro del mecanismo.

La depresión provocada por la velocidad del flujo de aire empujará la solución del fármaco desde la ampolla hacia la salida, donde habremos introducido el accesorio de inhalación más adecuado.

¿Qué encontramos en la caja de un aparato de este tipo? El aerosol está compuesto por un compresor, una ampolla y un accesorio de inhalación.Generalmente, los más utilizados son:

  • La boquilla: es el accesorio más adecuado para el tratamiento de las vías respiratorias bajas, ya que es el que menos dispersa la nebulización. Idéntica a la boquilla que se utiliza en la playa, debe sujetarse apretando los dientes, con la boca cerrada, mientras se respira profundamente utilizando sólo la boca;
  • la máscara: es el instrumento más cómodo, el más fácil de utilizar por los niños; es una máscara que cubre la nariz y la boca, y que se adhiere simplemente a la cara. El fármaco vaporizado debe ser inhalado utilizando tanto la nariz como la boca, que debe mantenerse abierta, idealmente haciendo respiraciones largas y tratando de mantener la respiración durante unos segundos;
  • la horquilla: este es quizás el accesorio menos utilizado en la elaboración del aerosol, a pesar de que a menudo se indica como el que mejor funciona. Está indicado para la administración directa a las membranas mucosas nasales, por lo tanto en caso de rinitis o sinusitis; sin embargo, para este tipo de problema, el sistema de ducha nasal es a menudo preferido.

Una vez elegido el inhalador, podemos montar nuestra máquina y proceder según el esquema anterior.

Es importante respirar de forma correcta durante la nebulización: lentamente, utilizando la nariz o la boca o ambas según la patología que queramos tratar, e intentando aguantar la respiración durante unos segundos para que los fármacos lleguen más fácilmente a su destino.

Algunos consejos para utilizarlo de la mejor manera

Es importante, sin embargo, utilizar el instrumento a conciencia, evitando grandes derrames de nebulización (especialmente posibles con la mascarilla, si no se usa correctamente) y teniendo siempre en cuenta que la incisividad del tratamiento también depende de nosotros.

Si estamos sufriendo una sinusitis, por ejemplo, es conveniente respirar más profundamente por la nariz, incluso con la boca cerrada, y prestar menos atención a lo que ocurre en las vías respiratorias profundas. Si, por el contrario, estamos tratando una bronquitis, la mayor incisividad del aerosol se dará respirando con la boca bien abierta y lo más profundamente posible.

Una vez utilizado el aerosol, es muy importante lavarlo con agua tibia, mejor si es destilada.Los diferentes componentes, incluidos los tubos de conexión, también deben lavarse sólo con agua tibia, incluso en el lavavajillas siempre que no se utilicen detergentes.

Entre los buenos hábitos, es bueno recordar que en caso de uso diario o prolongado del aerosol, todas las piezas de plástico (tubos, máscara, boquilla) deben cambiarse al menos dos veces al año.

¿Cómo elegir el dispositivo a utilizar?

Cuando se habla de aerosoles, en la mayoría de los casos se trata de aerosoles de compresión, aquellos en los que un motor hace circular el aire a una velocidad tan alta que empuja el contenido de la ampolla en forma de nebulización.

Sin embargo, también existen aerosoles ultrasónicos, que utilizan el movimiento de los cristales de cuarzo para desplazar la solución farmacológica. Estos aerosoles de nueva generación, aunque permiten una vaporización óptima y son mucho menos ruidosos que los tradicionales, son muy caros y menos resistentes que los demás, por lo que todavía no están muy extendidos.

Cuando tenemos que elegir qué dispositivo de aerosol utilizar, debemos considerar que no existe el mejor aerosol en el mercado, sino que se deben evaluar varios factores, en particular:

  • la calidad de las partículas emitidas por el aerosol: el tamaño de las partículas nebulizadas se expresa en micras, y a menudo es decisivo ya que algunas terapias requieren partículas tan pequeñas como 0,5 micras.Casi todos los dispositivos de aerosol en el mercado garantizan un nivel de 3 micras, pero en caso de que necesitemos una nebulización más específica es bueno comprobar entre las especificaciones del dispositivo.
  • La velocidad de nebulización se mide generalmente en ml/minuto, y es esencial: mientras que los modelos de compresión tradicionales nebulizan entre 0,2 y 0,3 ml por minuto, los ultrasonidos permiten sesiones mucho más cortas, alcanzando el doble de velocidad.

También hay que tener en cuenta otras necesidades, que los modelos que se comercializan hoy en día prometen satisfacer: hay aparatos de aerosol con función de «ducha nasal», ideales para quienes padecen alergias y sinusitis, y hay aerosoles que se limpian solos una vez utilizados.

El mejor aerosol, por tanto, es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. Si padecemos alergias estacionales y utilizamos el aerosol prácticamente a diario, por ejemplo, optaremos por un modelo quizá más silencioso y que permita la nebulización nasal (mediante una horquilla o ducha nasal).

Si utilizamos el aerosol sólo para tratar una bronquitis episódica grave, el tamaño de las partículas emitidas por la máquina y la presencia de una boquilla serán importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba