¿Cómo reconocer el oro? 6 métodos para probar en casa

El oro es un metal precioso con un valor comercial muy alto, pero está sujeto a las fluctuaciones del mercado.

Así que estar seguro de tener un objeto de oro en sus manos podría ser una gran noticia si quiere venderlo o guardarlo en su cajón.

Vamos a ver aquí cómo reconocer el oro con métodos que podemos probar en casa, antes de acudir a un profesional para que estime con exactitud el valor del objeto precioso encontrado.

Antes de nada, sin embargo, conviene saber algunas cosas: el oro no es todo igual.

Existen diferentes tipos de oro, que se definen por su pureza.

El oro de 24 quilates es un oro puro y muy blando, en el que el porcentaje de oro se acerca al 100%.El oro más utilizado en joyería es el llamado oro de 18 quilates, que contiene un 75% de oro y es mucho más adecuado para su elaboración.

Cada tipo de oro, ya sea amarillo, blanco o rosa, tiene su sello correspondiente, que identifica el material.

Veamos, pues, cómo orientarnos, con o sin ayuda de marcas e indicaciones evidentes.

1. Examen visual

El examen visual es lo primero que hay que intentar: a menudo es suficiente para comprobar la calidad de la joya en nuestras manos.

Lo primero que hay que hacer es utilizar una lupa y buscar cuidadosamente en la superficie del metal signos o marcas que identifiquen el material.Si la joya no tiene sello, es probable que esté muy muy desgastada o simplemente que esté hecha de otros materiales.

Cada tipo de oro tiene su correspondiente símbolo y marca.¿Qué sellos indican que se trata de oro?

  • 999: oro de 24k, o de 24 quilates, que es casi puro;
  • 917: oro de 22k, con una pureza del 90%, que no se utiliza mucho en joyería, pero que suele aparecer en las monedas antiguas (es el oro de las libras de colección);
  • 750: Oro de 18 quilates, el más utilizado y extendido en joyería;
  • 585: oro de 14 quilates;
  • 333: oro de 9 quilates, también reconocible por su color ligeramente más oscuro y bronceado.

Si encuentras estas inscripciones, dentro de un punzón en forma de diamante, entonces tu objeto es de oro, o es una falsificación. Estos punzones son los mismos para el oro amarillo y el oro blanco, que son más difíciles de reconocer a simple vista.

Desgraciadamente, puede ocurrir que algunos objetos, y en particular las joyas, se falsifiquen tan bien que lleven un punzón y una abreviatura idénticos a los reales, por lo que la inspección visual no puede garantizar al 100% que el resultado obtenido del análisis sea correcto.

También es posible que el sello original de un objeto especialmente antiguo sea ilegible o haya desaparecido debido al desgaste.

Por otra parte, es importante no confundir los sellos en forma de rombo del oro con los sellos elípticos y angulares que se estampan en la plata. Si tenemos un objeto de oro con un sello 900 u 825, estamos ante un objeto de plata bañado en oro.

El chapado ha sido una práctica muy habitual en el arte de la orfebrería, por lo que siempre es una buena costumbre rayar el objeto en un punto no demasiado visible, para asegurarse de que el material que hay debajo del oro no es de otro color.

Aparte de la posibilidad de tener un objeto falso en las manos, la inspección visual es una buena forma de reconocer el oro.

2. La prueba del imán

Una de las pruebas que se pueden hacer en casa para reconocer el oro auténtico del falso, pero que no garantiza la certeza de la respuesta, es la del imán.

En primer lugar necesitarás un imán bastante potente, que puedes comprar en ferreterías o en tiendas de bricolaje.Puede que tengas uno adecuado en casa, por ejemplo en algún cierre de imán o en el viejo disco duro del ordenador.

¿Cómo puede un imán ayudarnos a entender si un objeto es de oro? Pues bien, el oro es un material con propiedades muy peculiares, entre las que destaca el diamagnetismo.¿Qué significa esto? A diferencia de muchos otros metales, el oro no reacciona a los campos magnéticos.

Por lo tanto, si acercas el objeto en cuestión a un imán lo suficientemente potente y observas que es atraído o repelido por el imán, puedes estar seguro de que no es un objeto de oro.

Evidentemente, la falsificación tiene en cuenta estas y otras propiedades, por lo que puede ocurrir que se pruebe un objeto falso y se equivoque la evaluación: cada vez más a menudo, de hecho, tenemos noticias de objetos falsos cubiertos con otros materiales diamagnéticos, que entonces anulan la eficacia de este método.

3.La prueba de Arquímedes

Entre los métodos más antiguos e ingeniosos para identificar un objeto de oro, la llamada prueba de densidad, o prueba de Arquímedes. En este caso, el oro se identifica a partir de cálculos que definen su densidad: el oro es uno de los metales más densos disponibles para el uso cotidiano, y si tiene una joya sin sello en sus manos, este método puede darle una mejor idea de su naturaleza.

Como es obvio, la prueba de densidad pierde su eficacia si el objeto a evaluar tiene piedras preciosas, inserciones en otros metales o cavidades. La prueba de densidad es bastante fiable sólo y exclusivamente para los objetos de oro macizo.

¿Cómo reconocer el oro con la prueba de Arquímedes? En primer lugar, necesitará:

  • una balanza de precisión;
  • una probeta;
  • un rotulador;
  • una calculadora.

Llena el tubo de ensayo con agua y marca el nivel en el tubo con el rotulador. Luego sumerge el objeto en el agua y marca la nueva posición del líquido dentro del recipiente.

Utilizando la escala graduada, marca la diferencia de volumen del agua en milímetros.

La fórmula para calcular la densidad del objeto es la siguiente:

ρ (densidad) = m (masa)/ V (volumen).

Disponiendo del peso exacto del objeto y del volumen, que corresponde a la diferencia en milímetros que has marcado antes, puedes calcular fácilmente la densidad del precioso.

Si el objeto es de oro macizo, obtendrá un resultado muy cercano a 19, es decir, 19 gramos por centímetro cúbico.

Evidentemente, el oro puro y el oro aleado tienen densidades diferentes: si el oro de 24 quilates debería dar un resultado en torno a 19, la cifra baja a medida que disminuye la pureza del objeto. Un objeto de oro de 18 quilates tendrá una densidad de unos 15 g/ml, mientras que un objeto de oro de 14 quilates rondará los 13 g/ml.El oro blanco, pues, puede tener un rango más amplio, dependiendo del tipo de aleación del que esté compuesto.

4.La prueba de la placa

¿Cómo podemos reconocer el oro sin hacer cálculos ni observaciones con una lupa? Pues bien, existen métodos que nos permiten reconocerlo utilizando objetos que seguramente tenemos en casa.

Estos métodos no pueden garantizar la certeza del resultado, pero son ciertamente útiles para hacerse una idea del tipo de objeto precioso que tenemos entre manos y comprender algo más, antes de recurrir a los profesionales del sector.

Tome un plato de cerámica, asegurándose de que no está esmaltado ni decorado.Puede utilizar, con el mismo fin, una baldosa o cualquier otro objeto plano que sea de cerámica sin esmaltar.

Frotar el objeto sobre la cerámica: si deja un rastro que no es del color del oro, entonces seguramente será de otros materiales, o falso.

Un objeto de oro, frotado sobre la cerámica, producirá inevitablemente un rastro de color dorado.

Será el caso, por tanto, de investigar el asunto en un banco especializado, que podrá sacar cualquier duda sobre nuestro objeto.

5.¡Muerde el oro!

Uno de los métodos más comunes e inusuales que se utilizan para identificar el oro es morderlo.

Ahora bien, este no es un método especialmente recomendable, en primer lugar porque no es muy fiable y, en segundo lugar, porque se corre el riesgo de arruinar el objeto precioso.

¿Cómo reconstruir el oro al morderlo, entonces?

Si puedes ver las marcas de tus dientes después de morder un objeto de oro, entonces el objeto está probablemente hecho de oro… o de un material tan blando como el oro, como el plomo.

En general, las aleaciones que se parecen al oro son mucho más duras, así que difícilmente podrás imprimir tus dientes en un objeto falso.

6.Reconocer el oro con un mechero

Otro objeto que seguramente tendrás en tu casa es un mechero.¿Cómo reconocer el oro con un mechero?

Simplemente, quema el objeto con el mechero, y obsérvalo. Si al cabo de unos minutos el objeto está ennegrecido, y el color no se desprende al pasar la mano por encima, seguro que no es oro.

El oro es uno de los metales menos reactivos de todos, y no se ve afectado en absoluto por el fuego de los mecheros, a diferencia de muchas aleaciones utilizadas en bisutería. El fuego no ataca al oro, mientras que sí reacciona con la mayoría de estas aleaciones.

Obviamente, este no es un método especialmente fiable o seguro, pero al igual que los otros descritos, puede ser útil como prueba preliminar.

¿Quieres estar seguro de que es oro?

Hemos visto cómo distinguir el oro auténtico del falso con algunos métodos caseros bastante sencillos, pero nunca 100% seguros.

Para estar seguro de que la antigüedad encontrada en el cajón es oro, será necesario recurrir a un profesional. La única prueba realmente fiable en el ámbito de los metales preciosos, en efecto, es la del ácido nítrico, una sustancia muy peligrosa de la que disponen todos los bancos de compra de oro, así como los joyeros.

Se deja caer una gota de ácido sobre el objeto, con la protección adecuada, y se observa.

Si el material se vuelve verde o blanco, entonces se trata de metales viles o chapados sobre otros materiales.Si la gota sigue siendo de oro, al menos se tiene la certeza de que la superficie del objeto es de oro.A menudo, los profesionales hacen pequeñas incisiones para asegurarse de que el interior del objeto también es de oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba