¿Deshumidificador o aire acondicionado? A continuación le indicamos cuál debe elegir.

Hemos comprado o alquilado una nueva casa, e inmediatamente la búsqueda de la temperatura ideal se ha convertido en una prioridad.En verano en la ciudad el bochorno es a menudo insoportable, y una casa fría o húmeda en las estaciones frías no es ciertamente saludable.

Echemos un vistazo a dos de las herramientas más comunes para combatir el calor dentro de nuestras casas, y cuál elegir: deshumidificador o aire acondicionado?

¿Cómo funcionan?

Empecemos diciendo que el calor húmedo y el calor seco son percibidos de forma muy diferente por nuestro cuerpo, por lo que el deshumidificador -un aparato que literalmente seca el aire de la humedad presente en la casa- es una herramienta muy útil para mejorar la habitabilidad de una habitación en la época de calor, aunque técnicamente no la enfríe.

El deshumidificador también es útil en invierno, ya que el aire más seco hace que incluso las bajas temperaturas sean más tolerables, y tiene una excelente funcionalidad con respecto a la prevención del moho y los alérgenos. De hecho, el aire es aspirado por el instrumento, filtrado y devuelto – seco y libre de partículas – en el entorno.

El acondicionador de aire es un aparato completamente diferente: el alivio del calor se consigue inyectando aire frío directamente en la habitación. Al enfriar el aire, el acondicionador de aire cambia la temperatura de las habitaciones, refresca el aire, a diferencia del deshumidificador que sólo afecta al nivel de humedad.

En general, ambos instrumentos tienen una función específica para el invierno: al igual que el deshumidificador puede mejorar la habitabilidad de las habitaciones secando la humedad en invierno, el climatizador puede utilizarse para calentar simplemente ajustando una temperatura más alta.

Las diferencias entre un deshumidificador y un acondicionador de aire

Hemos visto la primera gran diferencia entre un deshumidificador y un acondicionador de aire, la que viene dada por su respectivo funcionamiento: si el primero trabaja sobre el índice de humedad, haciendo que el calor húmedo se seque, el segundo afecta a la temperatura de la casa introduciendo aire frío.

Analicemos brevemente las otras características que diferencian a ambos instrumentos:

  • Consumo: el deshumidificador presenta, por lo general, un consumo eléctrico mucho menor, en comparación con un aire acondicionado o climatizador, que realizan un trabajo mecánico mucho más complejo.
  • el impacto en la salud: es sabido que el aire acondicionado puede provocar, si nos exponemos a él con frecuencia, resfriados, dolores musculares y otros problemas relacionados con el cambio de temperatura, que además puede ser brusco. El alivio que proporciona el enfriamiento inmediato del aire contrasta con una desventaja bien conocida: el aire acondicionado puede ser malo para la salud.
  • Las funcionalidades: mientras que el acondicionador de aire puede tener la función de secado, y por lo tanto trabajar también como un deshumidificador, lo contrario no es posible;
  • El costo: Al ser una maquinaria más compleja, el acondicionador de aire suele tener un precio medio mucho más elevado que el deshumidificador; consume más y además suele implicar un sistema que puede afectar a las paredes y a los sistemas eléctricos de la vivienda, lo que repercute aún más en el precio;

¿Mejor deshumidificador o acondicionador de aire, entonces?

Las características de la vivienda son fundamentales

Hay, en toda elección relativa a la vivienda, características a tener en cuenta a la hora de elegir un aparato o un componente funcional para el hogar.

Incluso en el caso de la climatización, hay que tener en cuenta aspectos específicos que pueden ayudarnos a elegir el aparato más adecuado para nuestra vivienda:

  • índice de humedad;
  • calidad de las instalaciones y del aislamiento;
  • temperaturas máximas alcanzadas en verano, y mínimas en invierno;
  • espacio disponible.

Si nuestra casa es especialmente húmeda, tanto en verano como en invierno, o tiene ventanas y puertas mal aisladas u otros problemas relacionados con el aislamiento térmico, un deshumidificador podría mejorar considerablemente la calidad del aire y la habitabilidad.

Por otro lado, si nuestra casa o algunas habitaciones alcanzan temperaturas muy altas en verano y muy frías en invierno, será mejor trabajar sobre la temperatura, prefiriendo sin duda un aire acondicionado (que también emite aire caliente, si es necesario).

Existen en el mercado versiones portátiles de ambos aparatos, pero hay que tener en cuenta que, en general, un aire acondicionado es más engorroso, en cuanto a instalaciones y tamaño. En una casa especialmente pequeña, podría ser más adecuado un deshumidificador portátil; en cualquier caso, si quisiéramos optar por un aire acondicionado o climatizador, portátil o de pared, deberíamos estar muy atentos a elegir uno con la potencia adecuada, que debería estar en consonancia con el tamaño de las habitaciones.

Costes

Capítulo aparte, dentro de las características que nos pueden orientar en nuestra elección, es el factor económico.¿Deshumidificador o aire acondicionado? También depende de tu bolsillo.

En general, la compra y el mantenimiento de un aparato de aire acondicionado en su casa es mucho más caro; además de ser generalmente menos económico en el momento de la compra, hay que decir que el aparato de aire acondicionado requiere un mantenimiento anual que no puede hacer usted mismo.

Mientras que para mantener un deshumidificador en perfecto estado basta con limpiar cuidadosamente los filtros y el depósito de recogida (donde se recoge la humedad captada por el aire), un aire acondicionado requiere la intervención de un técnico al menos una vez al año.

La mayoría de los acondicionadores de aire funcionan mediante un gas refrigerante, que puede llegar a ser muy peligroso para la salud si no se mantiene bajo un estricto control, en lo que respecta a la presión y la composición química.

El mayor gasto, ya lo hemos visto, será aún más evidente en la factura de la luz: un acondicionador de aire o un climatizador -especialmente un combi seco que también es deshumidificador- consume mucho más que un deshumidificador.

¿Cuál elegir?

Hemos visto cómo funcionan los deshumidificadores y los acondicionadores de aire, hemos analizado las diferencias entre ambos y hemos elaborado una lista de características a tener en cuenta a la hora de elegir cuál comprar para nuestro hogar.

Pero, ¿cuál elegir? En el mercado hay una gran variedad de productos, desde los acondicionadores de aire que deshumidifican, calientan y enfrían el aire, hasta los deshumidificadores más tradicionales que sólo filtran el aire de la casa y no tienen ninguna otra función.

Últimamente se tiende a preferir los deshumidificadores, sobre todo por la diferencia de su impacto en la salud: evitan las alergias al filtrar el aire y, desde luego, no provocan todas las dolencias asociadas a la exposición incontrolada al aire acondicionado, que sabemos que puede ser perjudicial.

Es cierto que en las habitaciones que no se utilizan a todas horas, y que tal vez necesitan alcanzar ciertas temperaturas rápidamente, un deshumidificador probablemente será insatisfactorio. En estos casos, será necesario optar por un acondicionador de aire, a pesar del costo y la complejidad del mantenimiento. Es bueno recordar que hoy en día la mayoría de los acondicionadores de aire también emiten aire caliente, por lo que es una herramienta que se puede utilizar en la temporada de frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba