¿Hielo en la nevera? Las principales causas y soluciones

¿Quién no ha abierto el frigorífico y se ha encontrado con una placa de hielo en su interior, o peor aún, con toda la pared cubierta de estalactitas?

Pues bien, la formación de hielo en el interior del frigorífico no es necesariamente un problema a resolver, al contrario, suele ser un fenómeno esperado y completamente normal.

La humedad contenida naturalmente en el aire se condensa y se acumula en las partes más frías del frigorífico, en primer lugar en la pared trasera del aparato.

Veamos las posibles causas y soluciones de un problema muy frecuente: el frigorífico se congela por dentro.

Esto puede ocurrir en todos los tipos de frigoríficos, ya sean estáticos, ventilados o sin escarcha.

Vamos a ver a continuación las indicaciones para solucionar el problema del hielo según los diferentes modelos de electrodomésticos,

¿Qué frigorífico tienes?

Los frigoríficos estáticos son los más comunes en nuestros hogares. En estos modelos, el sistema de refrigeración depende de uno o varios motores que enfrían la cámara frigorífica y el congelador.

Este tipo de frigoríficos deben descongelarse necesariamente al menos un par de veces al año, operación que debe realizarse, lamentablemente, de forma manual y con la debida paciencia.

En los frigoríficos estáticos, la formación de escarcha es perfectamente normal: el enfriamiento sin circulación de aire produce condensación que, al enfriarse, se convierte en hielo.

La cuestión es diferente para los frigoríficos ventilados, o con ventilación estática: aquí un ventilador permite la difusión homogénea del aire frío, por lo que una concentración de hielo en las paredes del aparato puede significar, en cambio, que hay un problema.

Al igual que con los frigoríficos estáticos, la descongelación debe realizarse al menos cada seis meses, sobre todo si observamos que se sigue formando hielo.

El único tipo de frigorífico que no requiere este tipo de mantenimiento es el llamado no frost, que descongela los compartimentos de forma regular por sí mismo, por lo que la formación de escarcha en el interior del frigorífico, gracias a la presencia de evaporadores que eliminan completamente la humedad, será sólo temporal.

Veamos las principales causas de la formación de hielo en el interior del frigorífico, cuándo es un problema y cuáles son las posibles soluciones.

¡Cuidado con el uso del frigorífico!

Aunque parezca extraño pensar que no se sabe utilizar un electrodoméstico esencial como el frigorífico, es bueno saber que hay ciertos comportamientos que pueden comprometer o alterar su correcto funcionamiento.

Los problemas del frigorífico dependen muy a menudo de nuestro comportamiento incorrecto, así que vamos a ver por qué el frigorífico hace hielo en su interior, empezando por los problemas causados por el uso incorrecto del aparato.

  • La temperatura exterior es demasiado alta: a la hora de instalar un frigorífico, debemos prestar atención a las especificaciones del fabricante, que muy a menudo nos parecen obvias. Por ejemplo, un frigorífico debe instalarse lejos de fuentes de calor como estufas y hornos y en una habitación suficientemente ventilada.

Si el ambiente exterior es demasiado caluroso, o no hay suficiente circulación de aire, el compresor se esforzará por enfriar el aire, lo que provocará la fatiga de los motores y del resto del mecanismo de refrigeración.

Esto, con el tiempo, compromete la funcionalidad del frigorífico, y una de las primeras señales de tal problema está precisamente en la formación anormal de hielo en las paredes del frigorífico.

  • La puerta se abre con demasiada frecuencia: puede parecer una tontería, pero una de las causas más frecuentes de mal funcionamiento del frigorífico se debe precisamente a nuestro comportamiento bastante incorrecto.

Cada vez que abrimos la puerta del frigorífico, la temperatura interna aumenta, obligando al mecanismo a restablecerla cada vez. Esto, con el tiempo, compromete la funcionalidad del frigorífico, que debe abrirse lo menos posible, y sólo el tiempo necesario para repostar.

En definitiva, se acabaron las sesiones de meditación frente a la puerta del frigorífico abierta.

  • Se introducen alimentos demasiado calientes o demasiado húmedos: introducir alimentos calientes o muy húmedos en el frigorífico supone liberar grandes cantidades de humedad, lo que provoca la condensación y la consiguiente formación de hielo.

El problema puede solucionarse utilizando recipientes herméticos especiales que retengan la humedad en su interior, o con un poco de cuidado.

Estas son las causas de la formación de hielo en el frigorífico, provocadas esencialmente por nuestro comportamiento incorrecto que afecta a la funcionalidad y eficiencia de un aparato, independientemente de su tipo y modelo.

Veamos ahora las otras posibles causas de que un frigorífico produzca una placa de hielo en su interior, y cómo intervenir.

Otras causas de la formación de hielo

Entre las causas más frecuentes de que un frigorífico siga produciendo capas y montones de hielo en su interior, hemos visto, están los comportamientos erróneos.Pero a veces el frigorífico puede realmente dejar de funcionar, o presentar problemas de otro tipo. Veamos cuáles son:

  • el termostato no está bien regulado: tanto si se trata de una simple rueda numerada como de una compleja pantalla en la puerta del frigorífico, el termostato es el elemento que regula la temperatura interna del frigorífico.Es fácil comprender la importancia de que se regule a la temperatura adecuada.

Una de las causas más frecuentes de la formación de hielo en la pared posterior del frigorífico es la regulación incorrecta de este instrumento: especialmente en verano, con el frigorífico lleno y el placer de tener siempre alimentos y bebidas frías, puede ocurrir que se ajuste el termostato a una temperatura demasiado baja.

Esto provoca una gran tensión en el aparato, lo que se traduce inicialmente en la formación de hielo y, en consecuencia, en una disminución neta del rendimiento y de la capacidad de refrigeración.

Parece casi una obviedad, pero en casos como éste basta con bajar la temperatura del termostato para eliminar la capa de hielo que compromete la funcionalidad del aparato.

  • El desagüe de condensación está obstruido: notará, en la parte inferior del frigorífico en correspondencia con la pared posterior del mismo, una zona de salida que termina en una abertura. Ese pequeño agujero es la boca del canal de desagüe que debe recoger y conducir fuera del frigorífico toda el agua de condensación que se forma naturalmente en el interior del frigorífico.

Puede ocurrir, debido a la acumulación de residuos y suciedad, o porque algo se ha introducido en él, que el canal de drenaje se obstruya, impidiendo así la eliminación del exceso de humedad, que acabará convirtiéndose en hielo.

Al limpiar el frigorífico, por tanto, es importante prestar mucha atención al mecanismo de salida de la condensación.

  • Las juntas están defectuosas: si las juntas de la puerta del frigorífico no aprietan perfectamente, el aire del exterior penetrará en el interior del frigorífico, provocando una formación de hielo casi inmediata.

Las juntas deben limpiarse regularmente con agua y vinagre, y revisarse cuidadosamente. Si busca consejos sobre cómo comprobarlo, hay quienes sugieren utilizar una linterna que se introduzca en el interior de la celda para comprobar que no se filtra luz por detrás de la puerta, pero un mantenimiento rutinario constante y regular puede ser suficiente para descartar dicha causa.

Siguiendo las instrucciones anteriores, es casi seguro que haya resuelto el problema de la formación de hielo en el interior del frigorífico.

Pero también vemos casos menos frecuentes, en los que el frigorífico hace hielo en lugares concretos de las paredes.Tales casos, veremos, pueden afectar incluso a los frigoríficos más avanzados con tecnología no frost.

¿Dónde se forma el hielo?

Es importante, para un correcto diagnóstico del problema, comprobar detenidamente dónde y cómo se produce la formación de hielo.

Si observa que el frigorífico se congela en un solo punto de la pared posterior, es probable que se trate de una fuga de gas refrigerante del circuito que hace que el aire se congele dentro de la célula.

Cualquier fuga se congelará casi instantáneamente: para comprobar que es así, basta con retirar la formación de hielo y comprobarlo al cabo de unas horas.La reformación del hielo en el mismo punto será casi inmediata.

Una fuga de gas también se puede notar por el aumento del nivel de ruido del frigorífico, debido al sobrecalentamiento del compresor, que se ve obligado a bombear mucho más aire en la cámara frigorífica, aunque el termostato esté ajustado al mínimo.

Un problema de este tipo debe ser compartido con un técnico especializado, que sabrá cómo solucionar el problema.

Si el punto en el que se forma el hielo es la esquina más cercana al congelador, obviamente estamos hablando de frigoríficos combinados con el congelador por encima o por debajo del frigorífico, entonces el problema podría ser más grave de lo esperado.

En este caso, es probable que la tubería de retorno, que lleva el frío del congelador al frigorífico y viceversa, se haya deteriorado debido a las bajas temperaturas a las que está sometida constantemente.

Los trucos para un frigorífico de calidad

Hemos visto que muchos de los fallos que solemos atribuir a un mal funcionamiento del frigorífico dependen en realidad de nuestro comportamiento incorrecto, como un mal mantenimiento o limpieza del interior y de las juntas del frigorífico.

Para evitar tener que cambiar el electrodoméstico demasiado pronto, o vivir con un frigorífico que funcione mal o con dificultades, es conveniente prestar atención al uso que hacemos de él a diario.

No piense que la compra de un frigorífico no frost es una solución definitiva al problema de la formación de hielo. Si un frigorífico no frost produce un exceso de hielo, éste se produce casi exclusivamente en el congelador, y dependerá casi con toda seguridad de las mismas razones indicadas anteriormente en referencia a los modelos estáticos o ventilados.

El estado de las juntas, la apertura de la puerta durante demasiado tiempo, la introducción de alimentos demasiado calientes son las principales causas de la formación de hielo en el interior de los frigoríficos y congeladores.

La buena noticia es que casi todos los defectos se pueden solucionar aplicando un poco de atención junto con unas buenas normas de mantenimiento y uso del aparato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba