Sacaleches

Cada vez son más las madres que recurren al uso de un sacaleches, bien porque tienen una vida laboral que no termina con el embarazo, bien porque pueden tener que separarse de su bebé.

Un sacaleches es un instrumento que sirve para extraer la leche materna y almacenarla para su posterior uso.

Existe en versión manual y eléctrica, y es muy útil en los casos en los que la succión espontánea del bebé no es suficiente para su alimentación o en aquellos casos en los que el estrés y el cansancio no permiten a la madre producir la cantidad adecuada de alimento.

Veamos la cantidad de leche que se puede extraer con un sacaleches y la cantidad de leche materna que necesita un recién nacido.

¿Cuándo utilizar un sacaleches?

La experiencia de la lactancia es tan importante para la madre como para el bebé: contribuye a la creación de la relación única entre madre e hijo, y se encuentra entre las experiencias más íntimas de la vida de una mujer.

Pero hay muchas circunstancias en las que puede ser aconsejable, o necesario, utilizar un sacaleches, tanto si se asocia a la alimentación tradicional como si se utiliza como único método de alimentación del recién nacido.

Entre las situaciones que más frecuentemente requieren el uso de un sacaleches, hay algunas que son muy comunes:

  • el bebé es prematuro o se separa de la madre en los primeros días de vida;
  • la madre vuelve a trabajar o utiliza una medicación que no le permite amamantar;
  • la madre no produce suficiente leche (el uso de un sacaleches induce la lactancia).

En estos casos es necesario dotarse de un instrumento capaz de extraer la leche cuando el bebé no está presente, para poder alimentarlo posteriormente.

Pero, ¿cuánta leche necesita un bebé? ¿Existe una cantidad calculable?

¿Cuánta leche hay que extraer?

Tanto si se utiliza junto con la lactancia materna como si no, la experiencia de la extracción mecánica de leche materna lleva a todas las madres a plantearse la fatídica pregunta: ¿cuánta leche se puede extraer con un sacaleches? Y ¿cuál es la cantidad adecuada de leche materna para un recién nacido?

Pues bien, la respuesta depende, en primer lugar, de cómo pretendamos utilizar el instrumento.

Si nuestro bebé se alimenta exclusivamente con leche extraída por el sacaleches, entonces es importante definir la cantidad de alimento que se utilizará para su crecimiento.

Si, por el contrario, sólo utilizamos el sacaleches para casos de emergencia, o para las pocas ocasiones en las que no es posible amamantar, entonces el cálculo de la cantidad a extraer y almacenar debe definirse en función de otros parámetros.

Existe una fórmula muy sencilla para calcular las necesidades de un recién nacido, que se basa en el peso del bebé.

Basta con dividir el peso del bebé entre 10, y añadir el número 250 a la cifra resultante.Esto le dará la cantidad de leche materna que necesita un recién nacido en 24 horas.

Por ejemplo, si nuestro bebé pesa 3,4 kg, procederemos de la siguiente manera:

3400 (gramos):100=340

340+250=590 (gramos)

En este caso, el cálculo da como resultado 590 gramos, la dosis que debe administrarse al bebé cada 24 horas.

No obstante, no hace falta decir que cada niño es diferente y que depende en gran medida de su apetito, su comportamiento alimentario y la hora del día. Además, los bebés saben autorregular la ingesta de alimentos en función de las necesidades de su cuerpo, por lo que no es necesario utilizar tablas y cálculos estadísticos que pueden no corresponder a la situación real.

¿Cómo saber si hay suficiente leche?

Muchas madres primerizas, sobre todo las que experimentan la maternidad por primera vez, sienten ansiedad y miedo por la producción de leche. ¿Cómo podemos entender si esto no es suficiente para alimentar al bebé?

Si el recién nacido come lo suficiente, nos dará unas señales muy sencillas de reconocer:

  • crece entre 140 y 200 gramos por semana, según la tabla pediátrica;
  • la piel está hidratada y sana;
  • no deja pasar más de 3 o 4 horas entre la toma y la petición de una nueva;
  • justo después de comer, el bebé está relajado (o se duerme);
  • moja al menos 5 pañales al día y la orina es clara.

Cuando hay señales como éstas, podemos estar tranquilos de que el bebé come lo suficiente y está bien alimentado.En general, es fácil reconocer a un bebé sano en los primeros meses de vida: tiene un buen tono muscular, es activo y reacciona a los estímulos con prontitud.

Cuando la leche de la madre no es suficiente para alimentarse, tendremos señales igualmente claras, como:

  • heces oscuras y escasas (menos de 3/5 descargas al día en el primer mes de vida);
  • orina oscura;
  • el bebé se queda dormido cuando se le acerca al pecho;
  • después de la toma el bebé está nervioso, aunque haya prolongado la succión durante mucho tiempo;
  • el pecho no vuelve a estar blando después de la toma.

Si notas aunque sea dos de estos signos, es conveniente que te pongas en contacto con el pediatra o la matrona para averiguar las razones de este malestar.

Algunas sugerencias para un buen uso del sacaleches

En el pasado, para saber si la cantidad de leche materna era adecuada para alimentar al bebé, era habitual pesar al bebé antes y después de amamantarlo.

Hoy en día, esta práctica está totalmente desaconsejada: en primer lugar, el bebé puede agarrarse al pecho simplemente para beber, lo que significa que no hay una cantidad media válida para cada toma.

En segundo lugar, esta práctica tiende a crear ansiedad y confusión en la nueva madre, que podría acabar teniendo problemas para producir la cantidad de leche materna que el recién nacido necesita.

Existen, sin embargo, algunos trucos que nos permiten obtener lo mejor de la práctica de la extracción de leche, y que minimizan el riesgo de producir muy poca leche:

  • elige un lugar familiar y cómodo donde te sientas a gusto para la extracción: la liberación de oxitocina es esencial para la lactancia, y tiene que ser tranquila;
  • durante la primera sesión, extrae la leche durante al menos 15 minutos: si no obtienes buenos resultados enseguida, es importante que mantengas una cierta regularidad incluso durante la operación;
  • si utilizas un sacaleches con copa, asegúrate de que sea del tamaño adecuado, que no tire ni haga daño:
  • elige el momento más adecuado, según tu propia lactancia: para algunas mamás el mejor momento para extraer leche es una hora después de las tomas, otras son capaces de producir en cantidad sólo cuando el bebé está pegado al otro pecho. Es importante que experimentes con diferentes momentos del día y encuentres el mejor momento para ti.

Como ya está claro, si no hay una cantidad adecuada de leche materna para todos los recién nacidos o para todos los momentos del día, no hay ningún método más seguro para comprobar la buena salud y el buen estado de ánimo de la madre y del niño.

Por lo tanto, antes de cualquier otra investigación, es necesario prestar atención a las propias necesidades como madre: para producir el alimento necesario para cada recién nacido, la madre necesita sentirse bien, también emocionalmente.

¡No tengas miedo!

Durante las primeras ocho semanas después del nacimiento, especialmente durante el primer mes, es la prolactina la que influye en la producción de leche; después de este período, es la frecuencia de la succión la que la define. Es decir: cuanto más succiona el bebé, más produce la madre.

La misma regla se aplica al sacaleches: cuanto más leche se extraiga del pecho durante los primeros meses, más leche se producirá.

Lo más importante, para que el uso del sacaleches no sea un trauma para la madre y el niño, es mantener un enfoque sereno y absolutamente no ansioso de la producción y la extracción de leche.

En particular, la succión eléctrica puede causar un efecto alienante en la nueva madre: es importante no centrarse en lo engorroso y frío de la práctica, sino vivirla como una ayuda concreta a la propia experiencia de la maternidad. No te sientas como un monstruo cuando te imaginas ordeñada por una máquina eléctrica… ¡sólo estás reservando algo de comida para tu bebé!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba