¿Su lavadora no gira? 3 Posibles causas y soluciones

La lavadora es uno de los electrodomésticos más comunes en los hogares italianos. Es difícil renunciar a la posibilidad de tener siempre la ropa limpia y perfumada sin tener que recurrir a las lavanderías incluso para las cosas pequeñas, como ocurre en otras partes de Europa.

Es, por otra parte, un electrodoméstico bastante caro e igualmente complejo. Cuando algo no funciona, por tanto, tendemos a dramatizar con cierta facilidad.

No siempre es necesario recurrir a la intervención de un técnico especializado para sustituir piezas o decretar el fin definitivo. Pero, ¿por qué no centrifuga la lavadora?

Por ejemplo, si el centrifugado no se pone en marcha o no funciona correctamente, en muchos casos podemos intervenir por nosotros mismos y reparar la avería.

Veamos cuáles son las causas de que una lavadora deje de centrifugar y cuáles son las posibles soluciones.

¿Por dónde empezar?

El diagnóstico es esencial para identificar las causas de un problema o mal funcionamiento.Lo primero que hay que hacer, por tanto, cuando nos damos cuenta de que la lavadora no centrifuga bien, es analizar su estado.

  • El programa ajustado: puede ocurrir que, por distracción o si se utiliza una lavadora nueva, se haya ajustado un programa de lavado que no incluya un centrifugado final; por lo tanto, es conveniente comprobar que el programa incluye un centrifugado, antes de alarmarse;
  • Ruidos: es muy útil escuchar el electrodoméstico; si, por ejemplo, no se oye el ruido de carga y descarga de agua (muy similar al del desagüe del fregadero), entonces nuestra lavadora no está descargando y el problema se deberá, casi con toda seguridad, a la bomba de desagüe. Si escuchamos que el ciclo de centrifugado es lento, entonces es probable que tengamos un problema con la placa de circuitos.Si escuchamos el ruido del tambor tratando de girar varias veces, sin embargo, probablemente estamos ante un caso de carga desequilibrada.
  • El estado del tambor: otra cosa que hay que hacer es abrir la puerta de la lavadora.Si todavía hay agua en el interior del tambor, el problema se deberá, casi con toda seguridad, a un atasco en el desagüe, o en el filtro.Si sale espuma del tambor, en cambio, la solución a nuestro problema no tarda en llegar: demasiada espuma ha impedido el buen funcionamiento del aparato, que no descarga correctamente.
  • La cantidad de ropa en el interior: si la lavadora no funciona y cuando abrimos la portilla nos encontramos sumergidos por la ropa, o nos encontramos con una pequeña cantidad en el fondo del tambor, entonces hemos hecho algo mal.Muy poca carga, o demasiada ropa en el tambor, impiden el centrifugado.Cada fabricante indica la cantidad de ropa adecuada para el aparato.

En las lavadoras más avanzadas tecnológicamente, los diagnósticos generales se comunican a través de una pequeña pantalla en el exterior; si tenemos la suerte de tener una lavadora de este tipo, comprobemos en primer lugar lo que pone en la pantalla: si la lavadora no desagua, si el motor no recibe suficiente potencia o en caso de anomalías diversas, deberíamos poder leer indicaciones bastante precisas en la pantalla.

Caso 1: el tambor está lleno de agua, es decir, hay algo atascado

Si, buscando una posible causa de la falta de centrifugado, hemos observado que el tambor sigue lleno de agua, es probable que la lavadora sufra un atasco de algún componente, y precisamente por eso no centrifuga.

¿Qué hay que comprobar en este caso?

  • El filtro de la lavadora está situado en la parte inferior del aparato, y generalmente es accesible a través de una trampilla para su inspección.Abra la trampilla y extraiga el filtro, después de haber colocado un recipiente debajo de la carcasa del mismo, que servirá para contener el exceso de agua. Una vez extraído el filtro, bastará con limpiarlo pasándolo bajo un chorro de agua fría, y volver a colocarlo en su sitio.
  • La bomba de desagüe requiere un poco más de trabajo para ser alcanzada e inspeccionada, aunque esté en perfecta correspondencia con el filtro. Una vez alcanzada, hay que comprobar su estado: pequeños objetos como monedas y pañuelos, o residuos de detergente, tejidos y cal pueden obstruirla, bloqueando su funcionamiento. Si encontramos obstáculos físicos para su funcionamiento, basta con limpiarla. En caso contrario, si el ventilador no está intacto, o no funciona, hay que sustituir la bomba, operación que requiere la intervención de un técnico.
  • La manguera de desagüe puede estar más obstruida que el filtro: allí pueden ir a parar pequeños objetos, o incluso partes de la ropa sucia, como calzoncillos y calcetines.Para comprobar su estado, basta con desmontarla y revisar el interior.

La manguera en cuestión se encuentra debajo de la lavadora, y generalmente conecta el aparato con un desagüe general, a través de una bañera o ducha, o acaba directamente en una pared.

En caso de haber inspeccionado y limpiado el filtro, la bomba y la tubería de desagüe, debemos descartar que la lavadora no centrifugue por algún problema con el desagüe.La última opción, si la lavadora sigue sin desaguar, es que el atasco esté en un nivel más avanzado de las tuberías.En ese caso, un fontanero será más útil que un técnico de lavadoras.

Caso 2: La lavadora centrifuga en vacío

Si durante el diagnóstico observamos que la centrifugadora se pone en marcha, pero hace un ruido de «vacío», entonces la lavadora está centrifugando en vacío.

En este caso, hay dos opciones a tener en cuenta:

  • La carga está desequilibrada: si hemos cargado demasiada o muy poca ropa en la lavadora, probablemente la lavadora no esté centrifugando por ese motivo. Cada fabricante indica la carga del electrodoméstico en kilogramos.Esto se debe a que el correcto equilibrio de los pesos en el interior del tambor es fundamental para garantizar el correcto funcionamiento de la lavadora.Someter el electrodoméstico a una carga demasiado pequeña, o peor aún, demasiado grande, puede dañar irreversiblemente el electrodoméstico.
  • La correa o polea de transmisión está dañada: la correa es la banda de plástico que conecta el motor con la polea del tambor, es decir, la hace girar físicamente durante las operaciones de lavado.Está claro que si el tambor está desconectado del motor, la lavadora no puede hacerlo girar y, por tanto, no centrifuga. Si la correa está desalineada, o peor aún, rota, el defecto será inmediatamente visible.

Para sustituir una de las dos piezas, es aconsejable recurrir a la ayuda de un técnico especializado.

Caso 3: la placa de circuito

En todas las lavadoras, la placa de circuito es el elemento que dirige y controla todas las funciones del aparato, desde la velocidad de centrifugado hasta cada paso individual del programa de lavado seleccionado.

La posibilidad de una placa de circuito defectuosa es generalmente la última que se considera.

En particular, si el centrifugado se detiene repentinamente, funciona con lentitud o de forma intermitente, entonces se impone esta última hipótesis.

Comprobarlo es bastante fácil en el caso de un aparato tecnológicamente avanzado con pantalla; la causa del problema -sobre todo si es un problema electrónico- debería indicarse en la pantalla.

Si nuestra lavadora no dispone de esta facilidad, en cambio, tendremos que pedir ayuda a un técnico: puede que la corriente no llegue al motor, que el centrifugado sea lento por problemas de respuesta entre la placa y el motor, o que la placa sufra anomalías difíciles de detectar sin las herramientas necesarias.

¡A menudo, solucionar el problema del centrifugado es muy sencillo!

Cuando la lavadora no funciona o no centrifuga correctamente, la ropa queda inutilizada.A no ser que estemos utilizando un programa de lavado que no lo prevea, por tanto, el centrifugado -que exprime la ropa antes de finalizar el programa- es una operación fundamental de la lavadora.

Cuando la lavadora funciona mal, en fin, ¡los inconvenientes son muchos! Sin embargo, como hemos visto, es posible que el problema sea mucho más superficial de lo que pensamos, y fácilmente solucionable con unas pocas operaciones al alcance de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba