¿Su nevera no enfría? Las 4 posibles causas y soluciones

El frigorífico es uno de los pocos electrodomésticos que, para funcionar correctamente, debe permanecer encendido durante las 24 horas del día: es fácil comprender cómo una interrupción, aunque sea de pocas horas, puede afectar a la correcta conservación de los alimentos. Además, un frigorífico que no enfría suele suponer un gasto inútil de energía.

Pero, ¿por qué el frigorífico deja de enfriar los alimentos? Veamos cuáles son las posibles causas de que no se enfríe el compartimento del frigorífico y cómo se puede intervenir en los problemas más comunes.

1.Uso incorrecto y juntas dañadas

Una de las posibles causas de que no se enfríe el compartimento del frigorífico es la dispersión del aire frío. Si el frigorífico se deja abierto durante demasiado tiempo, o si las juntas no se adhieren bien entre sí, es posible que el frigorífico no se enfríe lo suficiente.

En este caso, lo primero que hay que hacer es limpiar las juntas, cuya funcionalidad puede verse comprometida por la suciedad o los restos de comida.Utilice un paño húmedo para limpiar todo el marco de la cámara frigorífica. Si durante la limpieza observamos algún corte o signo de desgaste importante, será bueno proceder a la sustitución de las juntas.Si por el contrario las juntas aparecen intactas pero secas y demasiado duras, podemos intentar restaurarlas con la ayuda de un secador de pelo… pero sabiendo que esta será una solución temporal que no reparará la necesidad de tener, tarde o temprano, que cambiar las juntas a nuestro frigorífico.

Es bueno recordar que la conducta y el mantenimiento adecuados también son importantes: el frigorífico no debe permanecer abierto durante demasiado tiempo, ni llenarse de golpe o con alimentos calientes. También es útil saber que los alimentos deben colocarse al menos a unos centímetros de las paredes del frigorífico, para evitar la formación de hielo o el estancamiento del aire frío cerca de las paredes.

2. Ajuste del termostato

Si el frigorífico no enfría o, por el contrario, congela nuestros alimentos, puede deberse a un termostato mal ajustado. La correcta regulación del termostato es fundamental para la correcta conservación de los alimentos: una temperatura demasiado alta puede interrumpir la cadena de frío, exponiendo nuestros alimentos al moho y al deterioro; una temperatura demasiado baja puede congelarlos e incluso provocar graves daños en el aparato.

La temperatura ideal para ajustar el frigorífico es de unos 1-2°C.Por lo tanto, antes de nada, compruebe que está utilizando su frigorífico correctamente.

Si sospechamos que la falta de frío depende de un ajuste erróneo del termostato, podemos probar a ajustarlo a la temperatura mínima durante al menos un día. Si el frigorífico vuelve a funcionar eficazmente, es decir, si consigue mantener una temperatura correcta y constante durante al menos 8 horas, habremos solucionado el problema con un mínimo esfuerzo.

En caso contrario, si la operación no da los resultados deseados y el frigorífico sigue sin enfriar correctamente, es probable que tengamos que sustituir el termostato roto o que funciona mal.

3. La formación de hielo

Una de las causas más comunes cuando el frigorífico no enfría es la formación de demasiado hielo en su interior, lo que dificulta el correcto funcionamiento del aparato y puede comprometer su salud.

Este tipo de problema es mucho más común en los llamados frigoríficos no-frost, en los que la refrigeración se produce a través de un ventilador que mueve el aire frío del congelador al compartimento del frigorífico. Este problema es fácil de detectar: cuando se observa que el congelador funciona correctamente y congela los alimentos, mientras que el frigorífico no puede ni siquiera mantenerlos a una temperatura constante, entonces el problema está casi seguro relacionado con la formación de exceso de hielo.

Entre los problemas más comunes que se encuentran en los frigoríficos no frost, y que impiden su funcionamiento, están:

  • el mal funcionamiento del ventilador que debe activar la circulación de aire frío del congelador al frigorífico;
  • la rotura o mal funcionamiento de la resistencia;
  • la presencia de una sonda de temperatura defectuosa (la que indica al congelador la temperatura a la que debe dejar de enfriar).

En estos casos, es muy difícil intentar arreglar las cosas sin el apoyo de un técnico.

Lo que puede hacer, para salir de dudas, es descongelar el frigorífico: desconecte la alimentación del frigorífico durante 24 horas y deje las puertas abiertas, teniendo cuidado de colocar palanganas y trapos para contener el agua resultante. Este procedimiento suele ser suficiente para restablecer el buen funcionamiento del frigorífico. Si el frigorífico sigue sin enfriar, entonces el problema puede ser más grave, y casi seguro que requerirá la ayuda de un técnico especializado.

4.Problemas del técnico

Si su frigorífico sigue sin enfriar, y ha probado todo lo anterior, entonces es seguro que el problema que afecta a su aparato es más grave de lo esperado.

El compresor

La causa puede estar en el mal funcionamiento del compresor, un pequeño objeto esférico situado en la parte trasera del frigorífico que es esencial para mantener una temperatura constante. Una avería del compresor es fácilmente identificable: si el frigorífico no hace ruido, si no se oye un pequeño «golpe» del motor de vez en cuando, es probable que el compresor esté fuera de servicio.La sustitución del compresor es una operación especialmente delicada, por lo que se recomienda la intervención de un técnico especializado.

La resistencia

Si ni siquiera es el compresor, el problema puede deberse a la resistencia del frigorífico, la que permite la descongelación y evita la formación de bloques de hielo, que como hemos visto puede comprometer la funcionalidad del frigorífico.Para estar seguro de que el problema está relacionado con la resistencia, puede comprobarlo con un tester: basta con colocar un cable de prueba en el contacto de la resistencia y el otro en la tierra, con el tester colocado en la escala más alta.

Fugas de gas refrigerante

El frigorífico estático, a diferencia del no-frost, funciona gracias al flujo de un gas refrigerante, el freón, en el interior de las bobinas. Si una bobina muestra signos de daño o desgaste, es posible que el gas se escape de ella, haciendo que el compresor que la hace circular sea ineficaz. En este caso, será necesario identificar primero cualquier fuga, para luego reparar o sustituir las bobinas y recargar el gas.

La placa electrónica

En los frigoríficos más avanzados tecnológicamente, existe una placa electrónica que determina el funcionamiento de cada una de las partes del aparato. Si aún no hemos identificado el problema que está afectando a nuestro frigorífico, entonces es posible que radique en el componente electrónico.Lo único que se puede hacer al respecto, antes de llamar al técnico especializado habitual para que proceda a su sustitución, es comprobar que no presenta quemaduras o signos de deterioro. Si no hay defectos, es posible que la causa del problema no sea ni siquiera la placa de circuitos… lo que podría sugerir que hay que cambiar todo el electrodoméstico.

¡Que no cunda el pánico!

Un frigorífico que no enfría no siempre tiene que ser cambiado o nos costará mucho dinero en reparaciones y sustituciones. Como hemos visto, muchas de las causas de la no refrigeración del frigorífico pueden ser fácilmente analizadas y solucionadas «en casa», con la debida paciencia y algo de dedicación a la causa.

Además, es bueno recordar que muchos de los problemas mencionados anteriormente son evitables con un uso adecuado y un correcto mantenimiento de nuestro frigorífico. Por lo tanto, recuerde siempre mantenerlo limpio y ordenado, no dejar las puertas abiertas durante demasiado tiempo, no introducir alimentos calientes y no dejar que los alimentos descansen en las paredes del compartimento.

Si su frigorífico es estático o ventilado estáticamente, también será necesario descongelarlo manualmente al menos una vez al año, dejando el frigorífico apagado durante 24 horas y dejando que se derrita el hielo que se ha formado en su interior.Sólo los frigoríficos no frost están diseñados para autodescongelarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba